Online IDs

Windows Phone Mango by ZaamIT.com

01 febrero 2018

Trilogía de Golden Axe (Sega Genesis)

Lo prometido es deuda. Después de haber realizado una entrada al blog del Arcade original de Golden Axe, y haber conseguido un Sega Genesis Flashback era hora de darle a los juegos. Ya había comentado mi intención original de jugar la trilogía completa de Golden Axe y aquí estoy para contarles como me fue.

La verdad es que estoy jugando mucho juegos de dos jugadores, mi pareja y yo estamos jugando y como no estoy muy actualizado suelo remitirme a los juegos que jugué en mi infancia con mis hermanos (los que para mí, fueron los mejores juegos de dos jugadores)... creo que esta vez mi instinto no me falló. Golden Axe es un perfecto ejemplo de juegos de la época dorada de los 16-bit que no solo eran divertidos y presentaban un reto, sino que aprovechan al máximo el trabajo en equipo de dos jugadores que se sientan ante la misma TV.

Todo con orden, comenzamos por Golden Axe (o por lo menos ahora, su versión de Sega Genesis). Yo llevo años pregonando que el Arcade es mucho mejor, para mi sorpresa mi pareja (que los está jugando por primera vez) le pareció mejor la versión del Sega Genesis. El juego en sí, es prácticamente igual en contenido y en jugabilidad, con pequeños cambios en detalles gráficos y de sonido, pero después de jugarlos a la par me doy cuenta que la versión del Genesis sí es mucho más difícil. Me encantó su reacción cuando pensó "que ha habíamos terminado" y nos avientan un nivel extra.

Dos veces llegamos al final, dos veces nos la partieron. Pero lejos de que se sintiera frustrada y no quisiera volver a jugar, disfrutó mucho del juego y nos proponemos volver a intentarlo. Para mí el haber llegado al final con ella al primer y segundo intento fue excelente resultado.

No quiero clavarme en el asunto de los gráficos ni los sonidos, ya que aunque para mi en aquella época importaba, resulta que al paso de los años las diferencias no eran tan abismales entre la versión casera y la del Arcade, y a la hora de jugarlos todavía menos relevantes, ambas versiones son grandiosas y se disfruta mucho jugarlas.

Ante el fracaso de acabar el primero dos veces, propuse jugar la segunda entrega. Ella convencida de que yo sabía de que hablaba, nos pusimos a darle a la segunda versión. La mera verdad del asunto es que jamás había jugado este juego, se me hizo raro que habiendo sido tan gamer y fan en la época no me hubiera enterado de esta Joya. Pues resulta que después me di a la tarea de buscar información en internet y al parecer el título no piso tierras americanas hasta muchos años después en una antología de sega para otra consola. También recuerdo haber jugado el Arcade en casa de mi amigo Artemio, mismo que tampoco jugué en su tiempo en las salas de arcades (sepa donde lo habrán tenido). El chiste es que esta era la primera vez que jugaba Golden Axe II para Genesis.

Regresan los viejos luchadores, nuevamente escogemos entre los mismos tres personajes que había en la versión original, solo que en esta ocasión si hay ciertos cambios, algunos novedosos, algunos se agradecen, otros... no tanto. Para empezar la magia se acumula y puedes optar por gastar por segmentos, es decir no más botonazo a lo wey que queme toda tu magia (¡yeah!). Ahora los enanitos que tiran la magia son magos que se unen a la pela (como que me causo corto circuito, si son molestos los enanitos que corrían de ti, pero le daban un cierto sabor de boca), el juego sigue estando bastante perro y los poderes de dos botones cambiaron (no sabría decir si para bien o para mal).

Golden Axe II toma los mejores elementos de su sucesor y los repite, probablemente es un juego donde no se arriesgaron demasiado, yo lo disfrute y aunque no lo acabamos pude utilizar las antiguas mañas de hacer que la mitad de los enemigos se caigan sin siquiera tocarlos (cosa que podías hacer en la versión anterior, de hecho una mañana que te ayuda a llegar al final).

Llegó el momento de cambiar a Golden Axe III. El haber jugado los tres de un sopetón fue una experiencia muy llenadora, a mi me hizo apreciar todavía más la primer entrega y seguir pensando que es la mejor. No digo que no hubiera evolución en la saga, de hecho la tercer versión es la que más se siente diferente. Simplemente los combos de golpes, son mucho más complejos y tienes más opciones de combinaciones, agarres... a mi me supo más a Streets of Rage que a Golden Axe.

Ahora te permiten escoger entre cuatro personajes, ahora el enano Gilius Thunderhead se vuelve una especie de guía y no un personaje seleccionable para jugar... en su lugar podremos escoger entre un bárbaro y un felino. El juego esta bastante bien, se nota la evolución en juegos de Genesis años después, sin embargo en la parte creativa creo que se quedaron cortos, simplemente ciertas monturas no me terminaron de convencer, los "caracoles" corriendo como que siento que simplemente trataron muy duro de hacer algo diferente y al final terminas peleando con esqueletos... esqueletos con los cuales seguiré teniendo pesadillas aún ahorita ¿por qué siempre esqueletos?.

Si me permiten decirlo, me entró la nostalgia muy cabrón por Golden Axe, pero al igual que todos los gamers de la época... simplemente "me llené" rápido. Estuve viendo varios juegos de Golden Axe en Youtube hoy en día y comprendo porque Sega "termino" con la franquicia de una manera no muy elegante ni que convenciera mucho a los jugadores. Resulta que hasta juego de peleas hubo, y aunque lo ví y me pareció interesante, resulta que quienes lo jugaron no lo califican muy bien. Todo se resume a que la "mejor" experiencia la sigue dando el juego original del Arcade. Obvio, tampoco terminamos esta entrega, pero me llevo un buen recuerdo de lo mucho que jugamos.

Como opción dejaría la versión de Sega CD, ya que es la del MegaDrive-Genesis con algunos efectos mejorados y con mejor sonido (siempre se agradece el nivel extra).

Me despido no sin antes dejarles este increíble FanArt que le hace homenaje a este grandioso juego, que engendró una serie muy explotada por su creador SEGA y poco apreciado en sus tiempos. La verdad ha envejecido muy bien, y hay que darle mérito a quien mérito merece. (una disculpa porque no sé quien es el autor original de esta obra, pero hay que deleitarse viéndola).


29 enero 2018

Sega Genesis Flashback (2017) de AtGames


Caminando por un Sanborns vi este producto en un anaquel, quiero decir que después de la nostalgia (y el mercadeo) que provocaron los "Nintendo mini" y "SuperNES mini" me sorprendió ver que alguien (ese alguien es esta compañía llamada AtGames) estaba tratando de hacer algo similar pero con otras consolas, y claro que el Genesis tiene bastante cariño por parte de mi corazón, razón por la cual dudé de primera instancia en comprarlo.

Ya con tiempo en mi computadora, me di a la tarea de leer varios reviews de la consola, los cuales son bastante mixtos y no muy positivos en general, aún así (debido al precio) me animé a comprar la consolita (por motivos que expondré más abajo) en un precio de $2,000 pesos. No es la primera vez que le compro a Sanborns, resulta que efectivamente es el precio más bajo del mercado (o por lo menos por una consola nueva).

El Genesis Flashback es una consola que salió en el 2017, publicado por AtGames. Me enteré que básicamente esta compañía lleva décadas con la licencia, y son los mismos que han venido  vendiendo "esas consolas" con cientos de juegos desde hace años en Walmart. Obviamente aquellos productos distaban mucho de ser una pieza de colección, pero debido al reciente fervor por productos "clásicos mini" que sacó Nintendo, ahora AtGames tratan de hacer su propia versión y aprovechar el hype. Al parecer no es su única licencia la de Sega Genesis, ya que también ofrecen una consola similar de Atari.
 
Su ofrecimiento es bastante interesante: Una consola "mini" (más bien es mediana, no tan pequeña como las de Nintendo), dos controles inalámbricos con seis botones (la mayoría de los juegos no usan los seis botones), 85 juegos instalados en la consola, salida de video HDMI (720p) y... lo que para mí fue el selling-point adaptador de cartuchos (así es, puedes jugar tus cartuchos viejos), la consola acepta controles cableados "de los viejitos".

Si se dan cuenta, son una mezcla de elementos, lo cual obviamente fue lo que me hizo dudar si comprar la consola o no. Lo de los cartuchos originales, y lo de los controles originales fue lo que hizo que yo me decidiera a comprarla. Después de haberle invertido unas horas, me ha quedado un sabor de boca bueno, pero mixto, por lo que decidí escribir estas líneas por si a alguien le interesa adquirir esta consola y quieren saber más.

El punto más bajo de esta consola es sin lugar a duda los controles, son unas chinaderas mugrosas que no tengo idea que tecnología usen, pero les aseguro que será lo primero que boten y opten por unos controles decentes así dicta la antigüa usanza. Otro punto abajo, es que la consola no se ve ni se siente mini, más bien es mediana, AtGames sustituyo los logos de Sega por los propios y la verdad eso no me gustó, tampoco que hayan quitado la legendaria leyenda que traía la consola original: "16-Bit". Tampoco trae el control de volumen para audífonos, que tanto utilicé en la consola anterior.

La lista de juegos esta rara, obvio faltan muchos títulos que me hubiera gustado ver aquí (Gunstar Héroes, Musha, Valis, etc) Pero lo que más me brincó es que hay muchos juegos de SEGA MASTER lo cual esta rancio, ya que es un tributo al Genesis no a Sega. Ahora particularmente hablando de los juegos de Sega Master no voy a mentirles, me puse a jugar varios y me sacaron una sonrisa (obvio, porque estoy ruco y me recordaron mi infancia) pero considero que hubieran puesto 85 juegos de Genesis y no juegos mezclados de todo tipo, hay una lista de juegos que no tengo idea que son ni de donde salieron pero seguramente son de AtGames... obvio esa lista la voy a obviar porque ni me interesa.

Ahora, la verdadera razón de que comprara la consola es que con mi pareja queremos jugar más juegos de Golden Axe, resulta que hace un par de semanas anduvimos jugando Golden Axe en consola virtual (el del arcade) y fue tan bueno en resultado que me pidió que jugáramos "más juegos de estos", así que cuando tuve la oportunidad de jugar los tres juegos de génesis de Golden Axe no dude en comprar esta consolita y cumplirme ese cometido.

Obvio probé varios juegos, y me llevo un buen sabor de boca, muchos de los clásicos de la consola fueron desarrollados por SEGA y obvio, allí están. Personalmente no tengo ya muchos cartuchos de la consolita, pero el único que guardé fue Herzog Zwei y está allí listo para que algún valiente quiera jugarlo conmigo en la reta 2018.

Creo que como producto de memorabilia esta decente, para gente exigente se queda muy corto a los ofrecimientos que dió Nintendo hace algunos meses, y para los que quieren jugar... no necesitan más que conectarlo y ponerse a jugar, así que cumple bien.

15 enero 2018

Golden Axe (Arcade, 1989)





El día de ayer, clásico domingo de descanso en el que no hay nada mejor que hacer, en mi departamento buscamos que jugar. Es gracioso que teniendo tanto de donde escoger, se me ocurriera poner Golden Axe (Xbox 360 Arcade, corriendo en un Xbox One S). La verdad buscaba un juego que se jugara de dos al mismo tiempo, y que no representara un compromiso muy grande, ya que lo queríamos para jugar un ratito. Lo interesante del asunto es que le dimos varias vueltas, le sacamos prácticamente todos los logros (menos el de jugar en cooperativo en línea, ya nadie juega Golden Axe online estos días) y resultó ser todo un éxito.

Me hizo reflexionar sobre lo muy creativos y bien hechos que estaban los juegos de esta generación de Arcade. En esta época dorada de los videojuegos existían dos clientes para los juegos arcade: los muchachos que jugábamos buscando innovación y emoción, y los dueños de los locales que buscaban ganancias (¡échale monedas!), generalmente en esta época los juegos eran divertidos, bien hechos, con su nivel de dificultad moderado e invitaban a que siguieras y siguieras hasta acabarlos, y tenían que tener un balance para que no fueran demasiado frustrantes (como los de algunas consolas).

Me emocionó mucho escuchar los comentarios positivos hacia Golden Axe, y que si podíamos jugar más juegos "de estos". El System 16 fue una placa de arcade desarrollada por Sega para videoconsolas, y gozó de mucha fama a finales de los ochentas y principios de los noventas, tanto así que tenemos versiones digitales para Xbox 360 y Playstation 3 que operan con funciones online hoy en día en consolas modernas.

El genero es conocido como un Beat'em up y creo que durante una época este juego fue un hito por la onda medieval y de fantasía épica el cual sostiene la tecnología de sprites 16 bit, con lo cual el "sabor" que deja es único. (o lo fue, hasta que tiempo después Capcom sacó varios títulos de este estilo). Realmente no puedes cambiar tu arma, todo depende del personaje que escoges al principio y esto tampoco cambia demasiado la narrativa del juego, que es bastante lineal. Uno de las cosas que lo hicieron legendario es que fue de los primeros juegos donde podías usar una "montura" que te daba poderes muy específicos (inclusive mini-dragones).

Al comenzar, el juego nos da a escoger entre tres héroes: Ax Battler (una especie de Conan), Gilius Thunderhead (un enano con Hacha) y Tyris Flare (una amazona). Cada uno de ellos con un poder mágico basado en elementos (Tierra, Truenos y Fuego respectivamente), siendo Tyris el personaje que posee la magia más potente. Al contrario, el enano casi no posee magia pero es el más aguantador y ágil, y Ax el más equilibrado. Todos ellos buscan vengarse de Death Adder, quien es el jefe final del juego. El juego es lineal y no da opciones de camino, por lo que siempre sigues "adelante" para llegar al jefe final.

Algo que llama mucho la atención, es que los enemigos al morir en vez de desaparecer se transforman en roca, también que mientras avanzas puedes ver gente inocente huyendo del campo de batalla, también la manera en conseguir la "magia" que es golpeando a pequeños gnomos que cargan grandes sacos en los que llevan vasijas azules (o inclusive comida que te puede subir vida). El mapa se mueve hacia el castillo final, generalmente porque vamos arriba de un animal gigante (una tortuga o un águila) en los que se denotan los elementos más fantásticos del juego. Nos enfrentamos a todo tipo de enemigo: esbirros humanos, amazonas, esqueletos reanimados, gigantes, caballeros en armadura, sombras del más allá, etc. hasta llegar al poderoso Death Adder quien es reanimado por gusanos que se juntan del suelo para formar su cuerpo.


Las monturas son muy simpáticas, la primera que aparece jamás pude saber que era en aquel tiempo, hoy en día me dicen que es una Cocatriz, y un set de dragones rojo o azul con diferentes tipos de aliento de fuego.

Son varios los elementos, tanto técnicos como narrativos, que convirtieron a Golden Axe en el mejor juego de 1989 y en uno de los favoritos personales. Me dió mucho orgullo el haberle dado varias vueltas después de tanto tiempo, y que gente que jamás lo había visto lo supiera valorar y disfrutar... además de ver un glorioso logro que jamás había sacado (acabarlo sin continuar).

No puedo recomendar más este glorioso juego. Hace tiempo quise hacer una entrada del blog con la música de los vieojuegos que no puedo olvidar, y una de las pistas obviamente es de Golden Axe (la del primer nivel: Wilderness). No fue el único juego que pusimos este domingo, pero definitivamente fue el que mas llamó la atención, y ahora me daré a la tarea de poner un juego de esta gloriosa época del Arcade cada domingo y escribir sobre ello, esperando que las nuevas generaciones disfruten de estas joyas como nosotros lo hicimos algún día.





09 noviembre 2017

Sonic Mania (Nintendo Switch)

Debo admitir primeramente que estoy muy sorprendido con el Nintendo Switch, prácticamente en una generación Nintendo le ha dado la vuelta a la industria y se ha vuelto a posicionar en los primeros lugares de ventas, y en el top de juegos de este año. Cuando todos pensábamos que Zelda A Breath of the Wild sería la carta fuerte de este año, Nintendo nos asombró con Super Mario Odyssey que es otro contendiente fuerte para llevarse las palmas de este año.

Yo estoy muy contento y convencido con el Switch, y sé que aunque es una consola portátil me dió la posibilidad de jugar con ella como una consola convencional conectada a mi TV y con un control "típico" de consola clásica. Creo firmemente en las innovaciones que Nintendo ha propuesto año con año, incluyendo los controles de movimiento del Wii en su momento, pero el que una consola "portátil" puedas jugarla a la antigua fue uno de los argumentos muy fuertes que me hicieron adorar al PSP por años, y jugar Final Fantasy Tactics War of the Lions en pantalla grande no tuvo jefa.

Pues si estaba de por si feliz por tener un Switch, decidí que quería tener más juegos de esta consola, dado a que tiendo comprar todos mis títulos físicos, con Sonic Manía se presentaba una oportunidad nueva: este juego solo es adquirible por descarga y sin embargo existía en el mercado una "edición limitada" que básicamente incluía un pedestal con forma de Sega Genesis y un Sonic parado en ella, además de un cartucho "clásico" de MegaDrive/Genesis con un anillo de colección. Al principio como todo, la edición era muy cara (casi 3,000) pero pasaron los meses y en StartGames (chequen su página) lo ofrecieron en $1,500 y ¡para switch! obvio no pude resistirme esta vez.


Para serles sincero, iba por el pedestal y el sonic de edición limitada, el juego en sí no me llamaba tanto la atención, en ese momento seguía pensando que el mejor Sonic de todos los tiempos era el del Sega CD y Sonic 2 y Sonic 3 eran lo máximo que yo había jugado de la franquicia. Sé que hubo muchos juegos en 3D de Sonic, sobre todo desde tiempos del Dreamcast que fueron bastante aclamados pero yo me separé de la franquicia desde tiempo antes. Este año culminó con un nuevo juego en 3D llamado Sonic Forces, el cual tampoco es santo de mi devoción. Tomé el código de descarga y lo redimí en mi Switch pensando "por fin tendré un juego instalado en la consola y no en cartucho" por lo que obviamente me puse a jugarlo un rato.

Grata fue mi sorpresa, no sé si porque había dejado de jugar Sonic por años, o porque verdaderamente este juego es el mejor Sonic que ha existido... pero lo más triste es que sé que no mucha gente lo tomará en cuenta y difícilmente alguien lo mencionara como un "juego del año". Si este juego hubiera salido en los noventas, hubiera sido fácilmente un juego legendario. Prácticamente contiene todo lo que hizo al Sonic original grandioso más lo que agregaron las continuaciones: música remezclada del soundtrack original, nuevos enemigos, niveles basados en los originales pero con extras y más largos, traes a tu compinche Tails al más puro estilo Sonic 2, etc.

Al investigar más a fondo, resulta que este Sonic fue desarrollado principalmente por un grupo de entusiastas de la franquicia que desde hace tiempo estaban haciendo sus propias versiones del juego, la verdad es que al jugarlo me doy cuenta del corazón con el que fue realizado: la obsesión con los detalles, la jugabilidad pulida, los 60 fps a los que corre, los sprites de animación extra, todo apuntando no solo a hacer un juego de Sonic, sino a rendirle tributo a un ícono de los videojuegos y darle el respeto y cuidado que merece una estrella de este calibre.


Si a alguien que lea esto le hace lógica, o siente algo de nostalgia por jugar un juegazo de Sonic, vayan y descarguen esta joya en su consola preferida: Playstation, Xbox o Switch. Si alguna vez fueron fanáticos de esta leyenda azul, les aseguro que no se arrepentirán de este juego.

04 octubre 2017

Cuphead - Un clásico instantáneo


Después de terminar Zelda: Breath of the Wild andaba como perrito sin dueño, después de todo no es fácil llenar ese vacío que deja lo que pienso que será el juego del año, gracias a una casualidad casi coincidí terminarlo junto con el lanzamiento de Cuphead "Don't deal with the devil". Aunque este juego encabeza ahorita el tren del mame, para mi no era un título desconocido; había captado mi atención hace algunos años cuando se presentó su proyecto, aunque después cayó en un largo letargo del cual ya no supe que había pasado con él, hasta que de pronto y casi de sorpresa ya estaba a la venta en Xbox, Windows y Steam... es sin duda una propuesta estética "fresca" (para nada nueva, totalmente basada en las caricaturas de los años treinta, es tan plagio que es homenaje) y para un servidor es todo un sueño hecho realidad.

Recuerdo cuando era niño y jugaba los grande éxitos de los Arcades en los salones de "maquinitas" de las plazas, un hit llamado Dragon's Lair (obra maestra de Don Bluth, y para quien no lo conozca háganse el favor de ver "The Secret of Nimh" o como le pusieron en México "La ratoncita valiente") que me impresionó mucho; recuerdo haberme hecho gran fanático de la tecnología Laserdisc de esa época, misma que prometía la capacidad de interactividad con una película o una caricatura por primera vez (y de cierta manera, lo cumplía). Eran propuestas moderadas y de acuerdo a la tecnología de la época, y aunque muchos la recordamos con mucho cariño, era evidente que el gap entre un videojuego real y una caricatura o anime era todavía abismal, sobre todo en la parte de la "interactividad". Con el tiempo otros juegos trataron de llenar esta promesa, varios del Sega CD siendo entre ellos dignos de mencionarse Night Trap, Time Gal y hasta Strahl del 3DO.

Mi sueño de jugar un videojuego con la calidad de una caricatura o un anime poco a poco se hizo real, con la tecnología 3D y el cel shading, prácticamente llevamos años con juegos que cumplen con creces esta premisa... ¡y no solo de verse! sino de sentirse al mismo tiempo como un videojuego. Este año hay dos juegos que coronan esta promesa: Dragon Ball Z Fighter y... Cuphead. Sin embargo Cuphead vino a sacudir completamente el concepto para nosotros los adoradores del 2D, nadie esperaba jugar una caricatura de los años treinta con semejante resultado; es un milagro vuelto realidad, estéticamente no había habido una propuesta con este "punch" y mucho menos homenajeando algo tan americano como las caricaturas de esa época, por lo que por muchos lados, Cuphead es un clásico probablemente antes de haber sido publicado.

Ahora, si ya elogié la estética del juego lo suficiente; habría que hablar también de la jugabilidad. No tengo idea de que tan ruquitos estén los creadores detrás de este proyecto, pero hicieron un juego que se nota es una carta de amor para los gamers de antaño. Esta es la razón por la cual el juego se encuentre ahora al frente del tren del mame: muchos lo llaman difícil (al grado que lo "avientan" al día de comprado), pero para los gamers de antaño no es así (o por lo menos, no "tan" difícil)... nuestra base de comparación es simplemente voltear a ver como eran los juegos de antaño: patrones, prueba error, morir y repetir hasta ser un Dios (Megaman, Ghouls 'n Ghosts, Adventure Island, por mencionar algunos). Es cuestión de darle una oportunidad y de pronto te verás completando los "niveles imposibles" sin siquiera ser tocado una vez; ¡claro! después de haber muerto miles de veces al más puro estilo de "El día de la marmota" para los rucos o "Al filo del mañana" para los millenial.

Otro aspecto que ha hecho a Cuphead encabezar el tren del mame de hace días es la eterna guerra entre gamers, sobre todo porque es una realidad que un alto porcentaje de gente en países como el nuestro juegan y adquieren sus juegos de forma ilegal y muchas veces gratuita. Lo que avivó las flamas del fuego es que los creadores de este juego supuestamente hipotecaron hasta sus casas con tal de que su proyecto finamente viera La Luz, por lo que gamers más responsables acusan a otros gamers por no pagar por él y finalmente apoyar al desarrollo del mismo; a lo que los gamers piratas no han hecho más que responder de maneras sarcásticas y con memes como el de "hijo de tu hipotecada madre". Lo cierto es que cuando alguien roba, le da igual si le roba a un gran corporativo, a una iglesia o a un individuo, siempre habrá manera de justificarlo o de burlarse de ello por lo que prefiero ya no tocar este tema; finalmente son reflejo de nosotros mismos y hasta de nuestro gobierno.

Aún con todo lo anterior, Cuphead ha sido un gran éxito comercial y gracias a Dios sus creadores podrán cosechar lo que estuvieron sembrando por años. Para mi, lo único negativo es que de este juego no hubo versión física, por lo que la única manera de "coronar" su existencia será comprando parafernalia de Cuphead y su hermano Mugman (ya hay un par de figurillas por allí que me cerraron el ojo). Yo adquirí el juego en Xbox porque me interesaba que me dieran la versión de Windows 10; pero seguramente la versión de steam sea más barata (si no tienes un Xbox). No puedo dejar de recomendar más este juego, y advertirles a quienes se atrevan a jugarlo que está prohibido frustrarse, como buenos gamers deben SUPERARSE y avanzarlo, aunque admito que hay veces que si pienso que se pasaron de lanza con ciertos bosses.

Muchachos, no se rompan las medias-- Cuphead dista mucho de ser un juego imposible. Puse el SNES mini un rato pal recuerdo, y me atreví a jugar Ghouls n' Ghosts... no pasé ni el primer nivel (lo acabé hace años). Cuphead lo avancé 33% en una sentada. Si quieren hablar de juegos difíciles deberán expandir sus horizontes, a veces lo que importa de un juego no es si es difícil, sino si es divertido y el cariño que uno le tenga (de allí, nace la paciencia y el entusiasmo para jugarlo).






29 junio 2017

Tarkovski y el cine trascendental ruso. WTF

Hace un par de años terminé un diplomado de cine, y con ello me cumplía una promesa que me había hecho hace varios años atrás. Me explico mejor; cuando tenía 16 años y era un joven inverbe y de miradas extraviadas (como describe a los jóvenes mi padre) tenía la loca idea de estudiar cinematografía (seguramente por la influencia que tuvieron en mí amigos de la época... los que mejor me conozcan dirán que ya lo traía detrás; desde niño) y aunque sé que sonará trillado, pero algo así no te lo quitas de la cabeza tan fácilmente y en mi caso tomó décadas el que me atreviera realmente a regresar a un salón de clases.

Iván Lomelí alias "El Chocobo" y Cei Abreu eran dos amigos de mi superbrother Héctor Martín aka "Fink", y en aquella época los tres vivían juntos en un apartamento sobre Torres Adalid en la Narvarte. Llegué a visitarlos allí un par de veces en aquella época, pero más bien sentía que visitaba una comuna hippie: cajas de pizza a medio terminar de la noche anterior sobre la mesa, ropa sucia apilada de días en los cuartos, paredes "decoradas" con dibujos artísticos que ellos mismos hacían a lápiz, cucarachas corriendo por la cocina - incluso bromeando de ello; le tomaron una foto a una con cabello, mismo que iba arrastrando la cuca del que estaba tirado en el piso, nada extraño pues los tres se sentían Axl Rose y traían matas largas estilo ochentas-, o sea casi casi una pocilga ¡eso sí!: todos bien cool y buena onda y como visitante ajeno a todo ello puedo reconocer que hasta me sentí cómodo en todo ese desmadre donde germinaba libremente la creatividad. Ya desde entonces El Chocobo platicaba conmigo que estudiaría cinematografía y el mismo Fink reforzaba esas loca ideas, me mostraban orgullosos sus proyectos en video, en los cuales recuerdo haber visto a Cei interpretar un "gemelo" malvado a través de efectos de Premiere de la época operados por Fink y una PC armada (obviamente me emocionaba) y pensaba no querer quedarme atrás de todo ello.

Es la época en la que todo puberto debe definirse y decidir que estudiará para dedicarse a ello "toda su vida" (redoblan tambores de fondo), como si a esa edad uno tuviera idea de que putas quiere uno de la vida o PUEDE uno de la vida (esa es la pura verdad), probablemente un niño de tres o cuatro años pueda responder con más determinación cosas como: "bombero", "policía", "enfermero" o "astronauta" a lo que a nosotros nos hacía tartamudear de miedo... "¿qué tal si la cago, y lo hago DE POR VIDA?" pensaba siempre uno. Pero ante todo aquel ejemplar sacrificio de vida por lo que uno cree y quiere hacer de esos tres "almas libres" (o al menos, eso pensaba el inocente de mi, ya que ahora me doy cuenta que la pocilga era opcional y no era precisamente un "sacrificio" el tipo de vida que llevaban), me anime a hablar con mi padre y decirle que quería estudiar cinematografía.

Plática Padre-Hijo Ver 1.0 (hijo puberto) - "Te vas a morir de hambre"- sentenció gravemente mi padre, "Tú vas a estudiar una ingenieria y se acabó" culminó con tono grave y determinante; cual fiel soldado asentí y acepté sin titubear lo que ordenaba el alto mando (ya años después, ya me hice respondón y peleonero, pero esa es otra historia) no me atreví a cuestionar los razonamientos inescrutables de mi padre. "Todos allí son mariguanos" dijo entre dientes y pensativo mientras me daba la media vuelta y alejaba de él con mi cara de asombro y tragando saliva, no volví a tocar más el tema y me inscribí a Ingeniería en Sistemas de Información en el TEC de Monterrey cuando me llegó el momento de escoger carrera, prácticamente "ya estaba pactado" el camino que debía seguir.

No me quejo ni mucho menos, me gustó estudiar Sistemas de Información. Soy bueno en lo que hago, me gusta mi trabajo, siento que soy útil, y en pocas palabras me gusta el camino profesional que he tomado; puesto que me ha dado muchos gustos y me ha llevado a conocer gente muy importante y que han marcado mi vida, por lo que no puedo decir propiamente que "me arrepiento"... pero aún así después de mucho pero mucho tiempo, finalmente decidí darme el gusto de estudiar cinematografía. Un día domingo de hueva, echándola con todo en la alberca del depa y aventando netas con mi amigo Jose Luis Ortegón, me contó sus logros y arrepentimientos de vida, mientras me confirmaba que su pasión era la cámara. Yo lo alenté a que estudiara cine, y que llevara su pasión por la fotografía un paso adelante con la cinematografía con tal convencimiento y diligencia que me di cuenta que me estaba proyectando, entonces no había excusa alguna, debía irme a estudiar yo también lo que tanto me llamaba la atención de hace años.

Plática Padre-Hijo Ver. 2.0 (hijo casi de cuarenta) - "Te vas a morir de hambre" - sentenció gravemente mi padre, ante mi incrédula mirada dudando si utilizaría los mismos argumentos de hace casi veinte años, sin evitar ahora el sonreírle cínicamente. "Tú vas a estudiar un MBA o una maestría en finanzas y se acabó" culminó con tono grave y determinante, entonces si inevitablemente estallé en risas burlonas. ¡Solo le falto levantar la mano como Jedi para controlar mi mente! - pensé. Ante tal sórdida pero tan honesta respuesta, mi padre torció la boca, se dio la vuelta y sentenció "haz lo que quieras". Feliz ante tal respuesta me di la media vuelta y mientras me alejaba dijo pensativo y entre dientes "Todos allí son mariguanos".

Me dispuse entonces, a comenzar mi diplomado master en cinematografía, dentro del cual pude conocer varios tipos de profesores que me dejaron excelentes recuerdos, pero hubo dos que especialmente me quedaron marcados por ser polos completamente opuestos y mostrarme la cara opuesta de la misma moneda:
- mi profesor de montaje (el más académico y humano) Juan Cortés
- mi profesor de producción, al cual me referiré simplemente como "Omar"
Tengo sentimientos muy encontrados al hablar de estos dos personajes, ya que a ambos les aprendimos cosas muy importantes del "oficio" de la cinematografía, y al igual que en Star Wars, Juan representa la fuerza y Omar el lado oscuro (pero muy muy oscuro). Al finalizar el diplomado, nuestra directora María de los Angeles Toquero nos pidió dejarle un comentario escrito sobre nuestra experiencia en el diplomando, y fue en estos dos personajes a los que más tiempo les dedique en mi opinión.

Juan era el profesor más preocupado por enseñar a sus alumnos: el apoyarlos y guiarlos para que no cometieran los errores que él mismo había cometido, para advertirles a las peripecias a las que se enfrentarían, y darnos ánimos de que no abandonaran nuestros sueños ante las primeras adversidades, un catedrático preparado y culto, nos enseñó la teoría del montaje ruso no sin antes una buena hojeada al arte renacentista y a la compleja historia de Rusia llena de sangre y sufrimiento, que al final dio una sociedad profundamente espiritual y preocupada por el arte.

Omar ni profesor puedo decir que fuera, pero esto no quiere decir que no tuviéramos nada que aprenderle, él mismo era un reflejo de la burocracia, la corrupción y las tranzas con las que opera esta industria en nuestro país y sin titubeos nos mostró los hilos que jalan la marioneta y nos reto a todos que abandonáramos cualquiera que fuera el sueño o motivo del que estuviéramos allí y nos hiciéramos productores y nos forráramos de unos billetes, sé como suena lo anterior, pero la verdad es que me sorprendió la confianza y diligencia con la que nos mostró "como hacerle" para hacer cine.

Tras haber acabado el Diplomado Master en Cinematografía en los Estudios Churubusco, puedo ahora confirmarles con certeza la sabiduría milenaria de mi padre y su acertado tino: ¡todos fumaban mariguana!

Mi amigo Jose Luis continuó tomando diversos cursos, entre los cuales comenzó a estudiar con Juan Cortes cursos especializados en directores de cine como Stanley Kubrick (mismos a los que me invitaba). Creo que le quedé un poco mal al principio, ya que me había vuelvo a volcar totalmente a mi vida cotidiana y había dejado un poco de lado "nuestra época" del cine, pero través de engaños (así fue) me hizo ir a un curso que impartiría Juan Cortes sobre Andréi Tarkovski y el cine trascendental ruso. ¿Y por qué diablos es trascendental? -- pregunté en la primer clase, Juan solo me vio risueño y dejó que yo solito me contestara: "¿qué acaso trasciende el arte, los sentimientos y la época?" (lo peor es que ni yo me la creí, una respuesta bastante mamona que resultó certera).

Es mucho lo que uno aprende en estos cursos, me costaría trabajo tratar de reflejar todo aquí, y los aburriría seguramente, pero de todo lo que se te va "pegando" hubo algo que me llamó la atención, un comentario que hizo Juan, y fue después de que un espectador salió de ver una película de este director: "¿Quién es Tarkovski y por qué diablos sabe mi vida?"-- el mismo Juan nos había confesado que ver el cine de este autor te lleva a un dialogo, en el cual importa más lo que sientes al ver la película que a lo que "entiendes" de la película como nos han enseñado a ver el cine Hollywoodense.

Corría el año de 1994, debe haber sido todavía época de mi preparatoria, la que cursé en el TEC de Monterrey Campus Ciudad de México. Fueron pocos los años y todavía menos las clases que compartí con Héctor Martin "Fink", y recuerdo con especial entusiasmo la clase de Ingles que tomamos juntos. Si no mal recuerdo, nuestra profesora fue una gringa llamada Christina, fue de las primeras profesoras que me dieron clase que no hablaban "nada" de español, y tenía una muy peculiar forma de dar su clase, lo cual te exigía que le echaras más ganas al inglés, si a eso le agregamos el relajo que me traía con el buen Fink, entonces podríamos concluir que efectivamente, fue una mis clases predilectas de la preparatoria.

La clase de ingles era inusual, porque era notorio que Christina era una profesora novata y no por ello menos preocupada por que le hicieran caso, recuerdo que inclusive llegó a pararse en el escritorio para que la peláramos (si, en mini falda... pero hubiera bastado con pedir silencio, como le hacen los demás profesores, claro que su manera era más efectiva), nos dio clases en los jardines (creo que ni permitido estaba), nos ponía a escuchar canciones para sacar la letra (un ejercicio que vaya te ayuda a esforzarte a entender mejor el inglés), y como trabajo final de la materia... un ejercicio en video ¡Tada! Fink y yo ya estábamos super amafiados para ello.

Un día, al llegar a la clase de Christina, vi a Fink muy metido en su libreta... raro en él, la clase todavía no comenzaba, así que hay va el metiche de Paco a ver que diablos escribía y veo que estaba haciendo una lista; una y otra vez un nombre repetía... Gabriela. "¿Quién es Gabriela"- pregunté sacado de pena y a todo pulmón, de inmediato se volteó la chica de adelante de él "Soy yo, ¿qué pasa?" - cruzamos miradas y volteamos a ver a Fink quien se hundía en su asiento con la cara roja roja roja... fue un regreso a la primaria, y fue entonces que note por primera vez a Gaby, que realmente era muy guapa. Usaba lentes y a diferencia de otras chicas no utilizaba maquillaje ni vestía sexy, tal vez por ello no la había notado antes, bueno pues... ¿adivinen con quien nos tocó hacer el trabajo final?

Es una pena que ese VHS esté perdido en el tiempo, ojalá algún día aparezca por allí perdido en una caja de antigüedades y pueda yo capturarlo para compartirlo con todos ustedes, estábamos tan orgullosos de nuestro trabajo (hasta que vi el trabajo de nuestro compañero, Carlos Iturriaga... ese güey ya volaba cuando nosotros gateábamos), lo que más me sorprendió es que la maestra dijo que enviaría nuestro trabajo para que lo vieran en otra universidad gabacha (¿¿??) eso dijo. Eran otras épocas, lo hicimos todo con una V8 que creo ni digital era y la edición fue con videocaseteras, el resultado fue bastante agradable, sobre todo por la mancuerna que hice con Fink de "mafiosos" buscando a un nigga que nos íbamos a echar. Tan buena impresión causo nuestro trabajo, que hasta ayudé a otros amigos a hacer sus trabajos (Sergio Jaimes y Oscar Noriega). El guión nos lo proporcionó la maestra y solo recuerdo el título "Killers".

De regreso al 2017, estábamos el mano y yo organizando una proyección en el cine de mi departamento (un cine comunal, no se vayan a emocionar). Después de experiencias cinéfilas como la de "Qué difícil es ser un Dios" hay que tratar al cine ruso con mucho cuidado con esos rusos locos.  Al checar la corta filmografía de Tarskovski, no es difícil ver todas sus películas que tan solo son siete, pero mencionan también su participación en algunos cortometrajes anteriores a sus largometrajes, así que allí voy yo de metiche ¡cual es mi sorpresa al encontrar que el primerísimo trabajo de él, como guionista, fue precisamente Killers! ¿Cual es la posibilidad de que sea el mismo trabajo que habíamos hecho en la preparatoria? ¿Cómo es posible tanta casualidad? (yo mismo, no lo creo). Así es, sin siquiera saberlo mis primeros ejercicios de este oficio en mi vida, fueron influenciados por Tarkovsky y ahora habiendo estudiado su vida, su arte, su filmografía... se me revela lo anterior.

¿Quién es Tarkovski y por qué diablos sabe mi vida?


01 marzo 2016

¡Se acorrientó Starbucks!



O mejor dicho, USTEDES lo acorrientaron. ¿Se escucha mal? Bueno, pues se escucha peor cuando así es como piensan las cabezas de su corporativo.

Durante la última década hemos ayudado a que Starbucks creciera a un nivel exponencial, algo que pocas veces se había visto en cualquier empresa de nuestro país. Es una franquicia que rápidamente agarró clientela “mal atendida” de su sector; y al ofrecerles productos al lado de servicio con una rayita arriba de los demás, apabullantemente se hizo el principal negocio de su tipo en pocos años.

Cualquiera que viera los resultados que han logrado en los últimos años, se impresionaría y felicitaría (a quien haya que felicitar) porque es obvio que alguien “estaba” haciendo un excelente trabajo.

Mi hermano; quien está estudiando una maestría en un importante instituto de alta dirección de México, había compartido un par de casos de estudio de los que le ponen en su escuela, bastante interesantes y buenos para reflexionar y activar las neuronas. Sin embargo ahora me comentó de estar viendo un caso de Starbucks.

Después de haber platicado con él, y el “planteamiento” de su caso no puedo más que quedarme con la boca abierta y… honestamente ofenderme un poco.

Las cabezas del corporativo de Starbucks están “preocupados” porque quieren subir el valor de ticket vendido… si me hubieran planteado esto, sin que hubiera visto el resto de lo que había allí en el caso, hubiera dado varias ideas bastante positivas y entusiastas para lograr el objetivo, pero cuando vi los que lo que los yuppies “cuellos blancos” del corporativo de esta empresa proponían he cambiado completamente mi “enfoque positivo” hacia ellos: básicamente plantean que su marca ha perdido valor “porque se ha acorrientado” por lo que plantean abrir Starbucks de “más nivel” y vender más caro el café.

Es como cuando Jerry McGuirre propuso tener menos clientes para atenderlos mejor, su intención no era mala, pero su planteamiento bien le valió el despido, ¿por qué no atender más cálidamente a los clientes que tenemos actualmente? – Este error es fácil porque están dando por descontado QUE TENDRAN CLIENTES (un error que al parecer, varios han cometido… ¿Blockbuster?). En pocas palabras Starbucks, la empresa que nos acostumbró a pagar caro el café en México piensa que “está dando muy barato”, no solo eso, sino que el haberse vuelto la empresa líder y puntera es ahora visto como que se “acorriento”.

Cuando hablé esto con mi hermano, me vino el madrazo de recuerdo a mi cabeza: yo mismo, cliente recurrente de Starbucks ya había recibido un revés por parte de la empresa, quienes consideraron que los clientes frecuentes ya no eran dignos de premiarse, ahora quieren premiar los tickets que más gasten (no, no es broma… chequen las nuevas políticas de su Starbucks Rewards si es que lo tienen). La verdad esto si me hizo explotar, porque yo mismo me subí a su tren del mame de los Rewards cuando reconocía que era una mamada regalar una bebida después de visitarles y consumir un chingo de veces (contaban por visita, no por café consumido), la competencia entrega la bebida sin costo en la mitad de “veces” y te cuentan cada café como un punto.

No se trataba de que me fuera a ahorrar dinero, sino que como cliente sentía que les importaba… y que eso era lo que premiaban. Por desgracia ahora me doy cuenta que años de buen trabajo con su personal, con sus instalaciones, con su producto… se van a la mierda en minutos porque las cabezas de arriba son unos soberbios que no tienen ni idea. Solo ven números y quieren subir esos números sin realmente entender que pedo allí abajo, de allí que los “cuellos blancos” sean ahora objetivo de mentadas de madre y desprecio por mi parte y de muchos más que han de venir.

Si a Starbucks ya no le importó su base recurrente de clientes “porque solo le consumen un café del día (el producto más barato) diario”, entonces estos señores de “cuello blanco” no tienen en primera instancia idea… de lo que es un cliente. Ahora prefieren “timar” a los que acudan por primera vez y que despilfarren más dinero (sí, esa es su propuesta, básicamente esa es su tirada ¡no es broma!) y decir que como se ha acorrientado su marca, pues abrirán Starbucks de lujo donde venderán… pues más caro.

 Esto no era solo un caso, estoy viendo que esta manera de pensar esta dictando decisiones que la empresa ha tomado hoy en día, y creo que no fui el único ofendido cuando vi lo que pretendían al modificar sus Rewards. Starbucks no está perdiendo dinero por regalarme una bebida después de hacerme ir una docenas de veces a sus establecimientos a pagar café sobrevaluado, obviamente ¡NO MAMES!, ¿por qué cambiar algo que premia ALGO MUY ESPECÍFICO (recurrencia)?. Cuando veo su cochina propuesta no puedo más que regresarme a la pregunta – ¿no que querían subir su ticket promedio? – ¿qué pendejada es esta?. Sí, estas son las decisiones que hoy en día aquejan al corporativo de Starbucks, yo al darme cuenta que les ofende que consuma solo un café del día, pues ya no los ofenderé más con mis pobrezas. Solo para que conste, yo redimí tantas veces la bebida gratuita que ya ni me acuerdo cuantas veces lo hice (eso quiere decir que los visité un chingo de ocasiones… pero ¡un chingo!, ¡hasta fui mayor de Foursquare de dos Starbucks!)

El colmo, fue cuando mi hermano me dijo “¿tú que sabes? ¡tu ni eres cliente!”, lo voltee a ver y pensé que si alguien como yo que prácticamente va diario a Starbucks ¡no soy su cliente! ¿cómo quieren definir quien es un cliente?– y me vino a la mente la respuesta ¡así es! ¡estos idiotas están tomando decisiones sin siquiera tomar en cuenta a su clientela o preguntarles que es lo que quieren/piensan! ¡peor aún, sin saber quien es realmente su cliente!, para acabarla de chingar todavía me agregó “este caso no es para ti”  entonces me di cuenta que por desgracia mi hermano piensa igual –al mismo nivel “directivo” que los “cuellos blancos”– es decir, ven números pero ya perdieron completamente el piso y la realidad… ¿está es la gente que va a alta dirección?, espero por el bien de nuestro país… que no sea así.

No puedo creer ese nivel de soberbia, estupidez e ineptitud. ¿para qué tanto estudio? ¡más les valdría un poco de realidad, bajarse a atender como baristas un rato y así obtener un poco de sentido común!... (y humano) ya de pérdida se darían cuenta de quienes son sus clientes. Lo bueno es que en nuestra empresa familiar somos más cabezas, eso de estar a merced de “los cuellos blancos” esta una chingadera.

Hoy vimos la noticia del CEO de Nokia pidiendo disculpas y llorar… lo más cagado es que todavía se atrevió a decir que “no tomo malas decisiones” (pero eso es mentira, pregunten a la gente que sabe CUANTOS errores cometió, tantos que se especulaba que lo hacía a propósito por interés de Microsoft) obvio si truenas a la empresa tomaste malas decisones, y si se esperaron a que lo hicieras para cambiarte… algo no habla bien de la empresa en la que estás. Pero me pregunto si en estos institutos de alta dirección ¿verán también los casos de fracaso? Porque ver puros casos de éxito les achicharra sus cerebros con falsas ideas megalómanas, la realidad es mucho más cruel, y castiga mucho peor por errores más pequeños.

Solo me queda hacer algo, dejar de acorrientar a Starbucks, e irme con la competencia.



Algunos se reirán de mí, incluso se burlarán. ¿a poco tan drástico? – Una vez que ven los hilos jalando detrás de la marioneta, la magia se pierde por completo. Yo no podría consumirle un café sobrevaluado más a Starbucks sabiendo como me consideran como cliente, mientras ellos preferirían que se los pagara caro lo mismo… ¡pero mucho más caro!, yo obvio no quiero hacerlo… es más ¡yo ya no les quiero consumir ni madres!


Piensan que nos vendían “status social”, cuando en realidad lo único que queríamos era su pinche internet gratis (que ya apesta), pasar al baño de paso (que a veces estaba limpio) o donde esperar a alguien sentado en un sillón cómodo... a veces hay que bajar los pies a la tierra, y ver tu realidad con ojos más humildes.