Online IDs

20 mayo 2013

El Blockbuster de pilares "casi" truena.



Hace unos días circulando por Av. Universidad en el tramo entre Pilares y Miguel Laurent, pude ver como hay una obra sobre lo que solía ser el Blockbuster, al darme una vuelta por Pestalozzi, me doy cuenta que en realidad no tronó, sino que se redujo a la mitad de su espacio o menos.

No pude evitar recordar lo que escribí en el 2012:

Papachasama's Blog: El karma del castigo al cliente

Y reiterarles que no me da gusto ver a una empresa cerrar, pero definitivamente esto era algo que se veía venir. A veces decimos las cosas así como las sentimos en el momento, y tiempo después te arrepientes de haber sido tan duro (inclusive grosero a veces).

A los señores del Blockbuster les debería comenzar a preocupar cambiarle el giro a su empresa, o hacer algo diferente, porque definitivamente cruzarse de brazos y hacer exactamente lo mismo con menos espacio, menos personal, y "menos costos" no veo más que un quiebre inevitable a la vuelta de la esquina. Con eso de que las consolas nos venderán ahora directamente los juegos, no veo caso en seguir la misma línea.

¿será posible que Blockbuster siga vivo cambiándole la cara a su negocio, cambiando su esquema que tan abrúptamente cambió los últimos años? -- Si algo así pasara en nuestro negocio, ¿seríamos capaces de responder ante tal situación de manera acertiva?, ¿tendríamos el valor?. Es difícil pensar en que a estas altura, Blockbuster quiera entrar a competir con Claro Video, Netflix u otros... tampoco lo veo tratando de cambiar su modus vivendi, por lo que no creo que haya otro camino más que el cierre total.

Ni modo, es algo que se veía venir, desde hace años.
Esto se une además con la noticia del cierre del Hard Rock Café del DF:

http://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/123487.html

Creo que habrá de leer nuevamente el pequeño libro de "¿dónde quedó mi queso?"

16 mayo 2013

A cambiar de teléfono.



Fui con mi hermano Pepe a conseguirle un teléfono a mi padre.

Básicamente, buscábamos un teléfono tipo clamshell (muy populares en su época) que pudiera contestar con el simple movimiento físico de abrirlo, y que con cerrarlo colgara (excelente idea, para el uso humano cotidiano), la única adición que requeríamos contra su teléfono actual es que necesitábamos que utilizara Bluetooth, ya que queremos parear el teléfono a un dispositivo auditivo que mi papá utiliza (cuanta modernidad, válgame Dios).

Fuimos a dos centros de servicio de Telcel, para encontrar que por desgracia este tipo de teléfonos ya no existen, es más, buscamos cualquier teléfono que contestara con movimiento mecánico (como el ya viejo y famoso teléfono “matrix”) y lo único que encontramos fueron teléfonos o de plano de rayaban en lo sencillo de solo tener teclas y contestar llamadas (sin Bluetooth) o con pantalla táctil que eran justo los que no queríamos.

Del 100% de teléfonos que anuncia Telcel, yo calculo que no han de tener ni la mitad disponibles para su venta, lo cual se me hace verdaderamente ridículo, pero que refleja perfectamente que el mercado de teléfonos se centra hoy en día en básicamente 10 modelos de diferentes fabricantes y párele de contar.

El trauma del día, vino cuando mi hermano se percató que ya no traigo un iPhone.

Me dijo de todo: traidor, “como te atreves”, “me has dejado sin palabras”, “y ahora que te paso”, etc. Etc. La verdad es que ya sabía que el próximo teléfono que tendría no iba a ser un iPhone, pero la oportunidad vino, y realmente no quise ya “pagar” nuevamente el impuesto de Apple. Como buen fanático de Apple, muchos no me creen el cambio, pero la verdad es que fue algo perfectamente razonado, y fueron varias razones por las cuales he dejado de consumir productos de Apple.

1 – Adiós a la innovación. Durante años, Apple me tenía acostumbrado a que cada 6 meses revolucionaba con algo que me fortalecía mi lealtad a su marca, fueron años muy buenos: mi primer Power Book (que años después se convertiría en una MacBook Pro), mi primer iPod (al quinto o sexto, ya perdí la cuenta), comprar música online en la iTunes Store, el primer iPhone (hasta el iPhone 5, todos los tuve), la App Store, las intineraciones del revolucionario OS X, el primer Apple TV, la MacBook Air (¡qué delgada!) la verdad es que me tuvieron bastante contento durante años. Yo sabía que pagaba algo caro, incluso ante la burla de los demás, yo siempre lo vi como “el impuesto Apple” por innovar, y así era, casi siempre con todos los demás ser un early adopter tenía sus muy negativos resultados, pero no con Apple.

Sin embargo estos últimos años, algo paso... como fan de Apple es algo que sientes... el último “montain lion” fue el sistema que he recibido con menos fanfarrias, tampoco fue extraordinario el último iPhone, ni la última iMac. ¿Qué pasó?, pues que la innovación se acabó. Es básicamente el pago “por actualizar” tus dispositivos, pero pagar “igual de caro” por algo que ya se desarrollo, ya se había inventado y “solo actualizas” te pone a la altura de “los demás” (por desgracia así es). Ahora si vas a actualizar... ACTUALIZA BIEN, no a medias.

El único producto “nuevo nuevo” de Apple después de Steve Jobs fue el iPad mini, que era “igual de potente” que un iPad 2, pero menos potente que el iPad de tamaño completo ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué? -- hubo gente que lo festejo y de hecho conozco a alguien que prefiere el iPad mini al otro iPad, pero me molestó que solamente se enfocaran a reducir espacio, sin importarles mucho AGREGAR algo nuevo al modelo. Al parecer a la industria se le acabaron las ideas, y mientras más pasa el tiempo, Apple pierde su lugar privilegiado donde no tenía competencia, y se rebaja con todos los demás a una cena de negros donde tiene que sobrevivir la competencia de precios, lugar donde Apple jamás ha estado y de hecho... sin innovación no sabrán como sobrevivir.

2 – La potencia está en otro lado. Siempre Apple presumió la potencia de su procesador A6, A5 y demás... sin lugar a duda durante un tiempo fueron ejemplo de potencia, rendimiento y duración de batería. Pero al leer hoy mismo una noticia del CEO de Intel Paul Otellini dejar su puesto después de 15 años, no pude evitar pensar en lo mucho que Intel perdió al no haberse subido a la guerra de los dispositivos móviles con Apple y su primer iPhone años atrás, claro que era una apuesta al futuro, un futuro que nadie sabía si iba a ser tan “prometedor” como Apple lo veía, pero es exactamente eso lo que me gustaba de Apple, su visión a futuro y sus movidas fuertes y decisiones que con el tiempo moldearon la industria de los chips como hoy la conocemos.

Intel no le entró, pero aquellos que si lo hicieron eventualmente convirtieron el procesador ARM en un monstruo, ¿Quién conoce a Qualcomm?, ¿Cómo es posible que hoy en día ellos tengan chips más potentes, más baratos y que consumen menos energía que el gigante intel o su competidor ancestral AMD? -- Estás son preguntas que se contestan solas viendo los números, si Paul Otellini hubiera creído en lo que en aquel tiempo decía Steve Jobs que “el mercado de la computadora de escritorio” iba a terminar para darle paso a una nueva era de dispositivos móviles, probablemente Intel sería hoy el gigante imbatible en todos los campos, ya que es cuestión de tiempo para que estos procesadores milagrosos chinos lleguen al escritorio y a los servidores, a mejores costos, con sistemas operativos abiertos (o semi-abiertos como Android).

De pronto, los pequeños dan pasos adelantes con propuestas QUE NO TIENEN equiparables por sus competidores más grandes. Creo que hoy en día la jugada de Intel y sus viejos “socios” wintel (Microsoft, Dell, HP) fue la peor que pudieron jugar, básicamente los han dejado “desnudos” contra la ola que se avecina... no es broma, los procesadores intel para móviles siguen siendo los Atom, ¿alguien de ustedes ha usado un procesador Atom últimamente?, es triste ver que esta es el arma con la que pretenden contrarrestar al Snapdragon de Qualcom, por no mencionarles otros procesadores chinos que le rajan su mandarina en gajos al pobre Intel. Lo único que falta... si, LO UNICO es que nos los vendan para escritorio o servidor y entonces estos pobres ya valieron completamente.

Olvidemos la innovación, la potencia está al alcance de nuestras manos, solo vean un juego 3D en su teléfono más cercano: pantalla 1080p y capacidad 3D por arriba del Atom de Intel, y aunque no lo crean... por menor precio. Al parecer Intel se queda esperando a que de pronto su socio Microsoft se le ocurra algo milagroso que los ponga a la par para competir con lo que se les avecina, pero no debería de depender ni de Apple ni de Microsoft... sino ELLOS MISMOS dar una mejor oferta de potencia vs consumo misma que no se han podido poner al nivel de los chinos.

Es increíble que hasta Nvidia con su Tegra tengan algo, algo para competir y estos “gigantes de la industria” estén todavía dependiendo del mercado que consume 70 watts en un procesador, es por ello que les digo, no TIENEN nada para competir, cuando se les acerque un procesador que dé más por 2 watts y por mucho menos dinero. (no, no es broma 1.5GHz por 750 mW).

El ejemplo es tan abrumador como comparar los focos actuales contra los de LED que ahorran muchísimo menos luz, con la diferencia que los focos de LED cuestan caros y los tradicionales son baratos... pero en este ejemplo de procesadores los procesadores potentes y ahorradores son más baratos, el problema es el “socket” que por el momento solo se utiliza en dispositivos móviles. ¿cuanto falta realmente para que utilice el CPU del teléfono conectado directamente a una pantalla y a un teclado y nos brinquemos la “computadora de escritorio”? (yo diría que ni un año).


3.- La competencia ofrece lo mismo, o mejor por menos precio.
¿Más cámara?, hay teléfonos con mejor cámara que la del iPhone en el mercado. Samsung ofrece una cámara “tal cual” con android.
¿Más almacenamiento?, la mayoría de los teléfonos de la competencia permiten instalar memorias SD a sus dispositivos para crecer el almacenamiento, ¿en que momento Apple nos convenció de que no utilizáramos estas alternativas?.
Los servicios más populares de almacenamiento (Ubuntu One, Dropbox, Google Drive, Skydrive de Microsoft) están disponibles para la mayoría de teléfonos, ¿para que cargar con todas tus fotos?, si necesitas algo lo pides de la “nube” y se te envía, esto aplica para la música con Spotify y otros servicios.
A Apple por años le pedimos sus usuarios, que CAMBIARAN EL CONECTOR DEL IPHONE Y EL IPAD, pero por un USB normal, NO POR UN LIGHTNING, yo ya me harté de este tipo de decisiones para obligarte a comprar sus accesorios “autorizados” y dejando de lado los estándares de la industria. Sin innovación, pero Apple sigue dictando sus estándares cuando el mercado le pide otra cosa, y cuando sus competidores te levantan la mano diciéndote: “oye, yo te doy conector USB, expansión de memoria, más cámara, más procesador, MÁS PANTALLA, y por MENOR PRECIO

No se necesita ser un genio para eventualmente, ir por lo más conveniente.

Oye, me dirán: ¿y a que te cambiaste?
Es cuando suspiro, y reconozco que tengo problemas con estas relaciones de odio-amor...

Me compré un Sony Xperia ZL, sí... con Android.

Si iba a cometer “el pecado” de traer un teléfono que no fuera de Apple (han sido años, por favor entiendan) decidí comprarle a Sony – allí estaban en el mostrador de Palacio los cuatro contendientes: un Lumia de Nokia con windows, un iPhone 5 de Apple, un Blackberry nuevo (really?) y este Xperia con Android.

No negaré que intentaba comprar un Samsung Galaxy S4 una semana antes de que lo vendieran en todas partes (ahora hay por todos lados) y no lo encontré, pero al comparar lo que había en el mostrador fue Sony quien salio ganón, además de que me regalaron un coqueto reloj que se conecta al teléfono y me trae actualizaciones de facebook y twitter a la pulsera (si, soy un barato, lo sé). El teléfono es un avión con el Snapdragon de Qualcomm, cámara de 13MP, conectividad NFC, pantalla 1080p, LTE, etc. Etc.

El paso a Android fue mucho menos dramático y drástico como había pensado, ya que mi agenda la tenía con Google, mis fotos con Flickr, mi música con Spotify, mi correo con Gmail, mis redes sociales Facebook, Tumblr, Foursquare, Instagram, Path todas corren “nativas” en Android, la verdad es que me sorprendió la facilidad del movimiento... y aunque reconozco que el iOS está muy bonito y pulido, no creo extrañarlo más de lo que extrañé poder cambiarle tarjetas de memoria a mi teléfono.

Mis otras opciones eran obviamente el S4 de Samsung que no veía ni sus luces (hace una semana), el nuevo HTC One de aluminio (precioso teléfono) y un Nexus de Google.



Solo mi amigo Eduardo Romero sabe que me preparé mentalmente durante las pasadas semanas para usar Android, había conseguido una Iconia de Acer la cual me preparó mentalmente, y me demostró de las bondades y virtudes de Android, ahora lo reconozco públicamente: Android está al nivel, y da batalla... decidí venderle la tablet a Lalo e irme por un flagship con Android... siempre uno quiere más, y no hay duda que este Xperia está por arriba del iPhone 5, por menos precio.

Ya veremos que nos depara el futuro, por el momento me despido de teléfonos con iOS, y por azares del destino, me he visto forzado a utilizar Windows 7 en el escritorio, pero la verdad si extraño mi OSX y probablemente regrese a usar un iMac moderno en las próximas semanas.

Si me siento raro con el teléfono Android, pero creo que “raro” bueno. Definitivamente no pude dejar mi escritorio OSX, con todo y que Ubuntu me giñó el ojo, para trabajar estoy demasiado a gusto con mi iMac, así que seguiré allí algunos años más.