Online IDs

20 abril 2008

Nuevamente la historia del Richard

Domingo de oscio, me levanto y sin más que hacer prendo la compu y me dirigo a Hi5.com, aunque los usuarios de FaceBook nos llamen anticuados, Hi5 sigue siendo el sitio donde tengo a más conocidos vinculados, además de que la neta me da hueva volver a buscar a todos y meterlos al en el otro sitio. Comienzo a ver las actualizaciones de los cuates, y me encuentro nuevamente con el infame perfil de D-chan alias "El Richard"... no hay duda que me trae buenos recuerdos leer su perfil... inclusive su frase favorita "Aztlan Warrior of Cosmic Knowledge" me saca una sonrisa. No puedo evitar cagarme de la risa cuando (una vez más) veo las fotos que le tomé hace algunos años, todavía estan ahí, y todavía hacen reír... así es... sus fotos personificando a "El Richard".

Muchos se cagan de la risa con solo ver las fotos, pero no conocen la historia. Habiendo yo vivido DE PRIMERA mano la experiencia amarga, me corresponde a mi clarificarla y escribirla aquí para que todos sean fieles testigos de la TRUE STORY, o aunque sea nada más para cagarse un poco de la risa.

Primeramente contaré mi parte de la historia, como YO la viví y como YO la percibí, y después al más puro estilo "Pulp Fiction" iremos engarzando las historias para llegar ultimadamente, al mito... la leyenda... el fiasco... de "El Richard".

Me encontraba yo trabajando, el HHH departamento de sistemas se encontraba extrañamente impasible, se podía respirar en el ambiente algo que -aunque pasivo- rompía con la tranquilidad del ambiente. Me llaman de "emergencia" a la dirección, por lo que rápidamente translado mi trasero con mi padre.

"Hijo de la chin....", "¿A quién le debes dinero?" - Frase de recepción, con un ambiente que se sentía, veía y olía hostil. Aquí si, apliqué mi cara de -"Whaaaaaat?".

El guardia de la empresa, llamado Ricardo había subido a dar el pitazo: unos maleantes de mala pinta habían pasado a dejar el siguiente recado: "Dígale al jóven Francisco P. que le debe dinero al Richard" señalándolo con un guante de picos... y sin más, desaparecieron.

Corrimos a la cámaras de seguridad, alcanzamos a ver el momento de la amenaza, pero los rufianes aparecen fuera del foco de la cámara impidiendo verles la cara. En la escena se ve el guardia hablando con unos tipos a lo lejos, y después se marchan, y el guardia quedándose "tieso" por unos segundos, procede a correr a dar el recado después de echarse un trago de su coca para darse valor. Habíendo fallado el video para identificarlos, procedemos a interrogar al guardia con las descripciones:

"Y, cómo eran díganos" - pregunté un tanto alterado
"Bueno pues: venían todos de negro, vestían ropas extrañas, guantes de picos y armados con cadenas en las manos"
EN LA MADRE, pensé... me recorrió un escalofrío la espalda mientras volteaba a ver los ojos de mi padre que me erizaban más todavía:
"Hijo de la ch...., ¿qué maneras de cobrar son esas?, ¿con quién put*s te estas juntando cabr*n?" - Mi padre estaba más que dispuesto a salir a buscarlos y ver quienes eran.
"¿Y por dónde se fueron?" - preguntó enérgicamente mi jefe.
"Pos se fueron caminando por División del Norte" - contestó el guardia.
Acto seguido ya se encontraban los altos mandos pidiendo refuerzos y preparándose, para ir tras de ellos... una amenaza de tal magnitud no podía ser pasada por alto, sin embargo el guardia después de haber rendido su declaración, se me acerca un poco dudoso:
"El tipo que me pasó el recado, más bien me habló de manera educada y respetuosa"
Su comentario no cambiaba en nada lo que estaba sucediendo, yo repasaba y repasaba en la cabeza a quién le debía dinero... aunque yo más bien estaba convencido que habían pasado a "cobrar" la seguridad como en la película de "El padrino".
Una vez afuera de la dirección, continuabamos interrogando al guardia:
"Oiga, pero díganos, ¿cómo eran?" - pregunté angustiado.
"Huy, pues eran varios, todos de negro y estrafalarios... venía una chica con ellos, vestida también de negro y con labios pintados de negro, otro traía cadenas en las manos, el güerito que me dió el recado venía con pelos largos y guantes de pico..."
- Mientras la descripción seguía, podía sentir como latía mi corazón del susto y la preocupación.... ahora si YA VALI MADRES.
"... y traían a un enano con cadena amarrado en el cuello... como si fuera su perro"
...
....
.....
Mi hermano me volteó inmediatamente a ver y exclamamos al mismo tiempo
- "¿UN ENANO?"
El guardia no pudo evitar ver el cambio de nuestra cara. ¿Podría ser... PODRÍA SER ESE GÜEY? (sin ofender, CUANTOS enanos conocen ustedes)
- "¿El enano traía cabello güero y largo?" - preguntó inmediatamente mi hermano, sospechando inmediatamente de que se trataba.
- "Sí, y con cola de caballo que le llegaba a la cintura".
- "¡AMILCAR!" - expresamos al unísono yo y mi hermano.

Mi padre nos mentó la madre, se dió la media vuelta y ordenó cancelar la operación cuando vió la reacción de ambos.
Tardé menos en agarrar el teléfono que lo que tarda Ron Jeremy en encuerar a una vieja:
- "¿Bueno?" - Contestó el D-chan.
- "¿Dónde estás?" - pregunté en tono serio y sombrio.
- "Pues aquí, caminando sobre División del Norte, que p-"
Colgué inmediatamente el teléfono y corrí fúrico a mi coche, voy a alcanzar a ese cabrón.

Ya más tranquilo, le hablo y le pido verlo inmediatamente en algún sitio, quedamos en un Sanborns que andaba cerca de donde él iba.

Me siento en el Sanborns y un par de minutos me sirven para calmarme, después de todo lo peor ya había pasado: no era una amenaza, no fue nada malo... pero aún así seguía super encabronado de porque me había hecho algo así, tampoco entendía ¿por qué?, hasta que de pronto hace su aparición trinfual el D-chan por la puerta del Sanborns.

Si lo hubieran visto, fue todo un espectáculo. Toda la gente volteaba a verlo, algunos con cara de repudio, otros con sonrisas y miradas de incredulidad. Las descripciones del guardia no se quedaban cortas, y para no perder más el tiempo describiendo su facha, pueden checar las fotos después. Lo peor de todo es que entra al recinto con actitud desenfadada, sonriente, amigable y hasta mandándole saludos a la gente que lo volteaba a ver.

Se va directo a mi mesa, y sonrientemente se sienta:
"¿Qué pasó P-chan, cómo estás?" - posando su atuendo.
Con mi cara de pendejo, entre ecabronado y confundido procedo a platicarle lo sucedido, para observar como se iba cagando de la risa y a mi me cambiada la cara contagiándome su humor.

Ahí les va la parte del D-chan:

"No, pus es que hoy fuimos al mercado del chopo... para pasar desapercibidos nos vestimos así y fuimos a comprar - inserte aquí usted lo que se le ocurra - que esta más barato allá" - dijo juguetonamente.
"Desapercibido", dijo... ¡Puta madre!, si el lugar ese era frecuentado de góticos y darketos, entiendo que estos güeyes se "disfrazaran" para pasar "desapercibidos" (según ellos) pensando que los darkies se fueran a ofender si vieran a alguien fresa paseando por ahí.. si hubiera metido a Paris Hilton vestida de rosa con todo y tinkerbell en brazo al mero mero hoyo del chopo, hubiera llamado menos la atención que estos cabrones que parecían salidos del Circo del Sol con todo y su enano encadenado.

"Cuando veníamos de regreso, fuimos a casa del - inserte aquí el apodo de cualquier amigo que se le ocurra- que vive por -inserte aquí cualquier destino random- y nos fuimos caminando por División del Norte" - prosigió - "Cuando pasamos por tu negocio me acordé de que las llaves que te había dicho dejé en cu coche, realmente estaban tiradas en mi cuardo, por lo que le pedí al guardia que te pasara el recado..."
"¿recado?, ¿qué recado?" - dije.
"Sí, le pedí que le dijera al jóven Francisco P. que ya no le debía el llavero al D-Chan"

No pude evitar cagarme de la risa, NO MAMES, el sordo no olle pero bien que compone, no sé si fue los atuendos de estos cabrones, la indiosincracia del guardia, o la posición de los astros... pero esto parecía sketch de Derbés de la TV.

Después de pitorrearnos por horas de mi cara de encabronado, la pitorrísima selección de personal de seguridad, las determinaciones de mi padre, los influjos que produce la coca-cola asoleada, los guantes con spikes y otras cosas, decidí contarle la historia a mis hermanos.


Tiempo después, al visitar a D-chan a su casa, le pedí que personificara a "El Richard" una vez más, y de ahí provienen las fotos que veran a continuación. Después de este relato, no me queda más que pedirle a D-chan que ya por favor le devuelva la peluca a su mamá y que le pidan a Amilcar que se corte el cabello (que me parece, ya lo hizo).

Espero les haya caido en gracia toda la anécdota, yo al revivirla realmente me he divertido de lo lindo.

¡Abur!


"Dígale al jóven Francisco P. que le debe dinero al Richard"

¿Qué diablos es el chopo?
La última caida del Richard
Conoce al D-chan de cerca.

3 comentarios:

Carlos dijo...

JAJAJAJAJAJA INCHE BROTHER.....YA ME IMAGINO LA CARA QUE PUSISTE.... Y SOBRE TODO LA MEGA MENTADA QUE TE ACOMODO TU PAPA....PERO NETO ME HUBIERA ENCANTADO VER EL MEGA OPERATIVO PARA VER LA CARA QUE PONIAN.....

JAJAJAJ LOLLLLLLLLLLLLLLLLLL

Carlos dijo...

JAJAJAJAAJ ERES UN WEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE
ATTE THE VAMPIRE

Héctor Santillán dijo...

Pako, ese dia yo estaba allí contigo viendo como tu padre te la mentaba. Remember? Yo estuve allí cuando sucedió.
Me acuerdo bastante bien!
Así como lo contaste fue como sucedió. Fue super cagado!
Buenos recuerdos!