Online IDs

Windows Phone Mango by ZaamIT.com

29 junio 2017

Tarkovski y el cine trascendental ruso. WTF

Hace un par de años terminé un diplomado de cine, y con ello me cumplía una promesa que me había hecho hace varios años atrás. Me explico mejor; cuando tenía 16 años y era un joven inverbe y de miradas extraviadas (como describe a los jóvenes mi padre) tenía la loca idea de estudiar cinematografía (seguramente por la influencia que tuvieron en mí amigos de la época... los que mejor me conozcan dirán que ya lo traía detrás; desde niño) y aunque sé que sonará trillado, pero algo así no te lo quitas de la cabeza tan fácilmente y en mi caso tomó décadas el que me atreviera realmente a regresar a un salón de clases.

Iván Lomelí alias "El Chocobo" y Cei Abreu eran dos amigos de mi superbrother Héctor Martín aka "Fink", y en aquella época los tres vivían juntos en un apartamento sobre Torres Adalid en la Narvarte. Llegué a visitarlos allí un par de veces en aquella época, pero más bien sentía que visitaba una comuna hippie: cajas de pizza a medio terminar de la noche anterior sobre la mesa, ropa sucia apilada de días en los cuartos, paredes "decoradas" con dibujos artísticos que ellos mismos hacían a lápiz, cucarachas corriendo por la cocina - incluso bromeando de ello; le tomaron una foto a una con cabello, mismo que iba arrastrando la cuca del que estaba tirado en el piso, nada extraño pues los tres se sentían Axl Rose y traían matas largas estilo ochentas-, o sea casi casi una pocilga ¡eso sí!: todos bien cool y buena onda y como visitante ajeno a todo ello puedo reconocer que hasta me sentí cómodo en todo ese desmadre donde germinaba libremente la creatividad. Ya desde entonces El Chocobo platicaba conmigo que estudiaría cinematografía y el mismo Fink reforzaba esas loca ideas, me mostraban orgullosos sus proyectos en video, en los cuales recuerdo haber visto a Cei interpretar un "gemelo" malvado a través de efectos de Premiere de la época operados por Fink y una PC armada (obviamente me emocionaba) y pensaba no querer quedarme atrás de todo ello.

Es la época en la que todo puberto debe definirse y decidir que estudiará para dedicarse a ello "toda su vida" (redoblan tambores de fondo), como si a esa edad uno tuviera idea de que putas quiere uno de la vida o PUEDE uno de la vida (esa es la pura verdad), probablemente un niño de tres o cuatro años pueda responder con más determinación cosas como: "bombero", "policía", "enfermero" o "astronauta" a lo que a nosotros nos hacía tartamudear de miedo... "¿qué tal si la cago, y lo hago DE POR VIDA?" pensaba siempre uno. Pero ante todo aquel ejemplar sacrificio de vida por lo que uno cree y quiere hacer de esos tres "almas libres" (o al menos, eso pensaba el inocente de mi, ya que ahora me doy cuenta que la pocilga era opcional y no era precisamente un "sacrificio" el tipo de vida que llevaban), me anime a hablar con mi padre y decirle que quería estudiar cinematografía.

Plática Padre-Hijo Ver 1.0 (hijo puberto) - "Te vas a morir de hambre"- sentenció gravemente mi padre, "Tú vas a estudiar una ingenieria y se acabó" culminó con tono grave y determinante; cual fiel soldado asentí y acepté sin titubear lo que ordenaba el alto mando (ya años después, ya me hice respondón y peleonero, pero esa es otra historia) no me atreví a cuestionar los razonamientos inescrutables de mi padre. "Todos allí son mariguanos" dijo entre dientes y pensativo mientras me daba la media vuelta y alejaba de él con mi cara de asombro y tragando saliva, no volví a tocar más el tema y me inscribí a Ingeniería en Sistemas de Información en el TEC de Monterrey cuando me llegó el momento de escoger carrera, prácticamente "ya estaba pactado" el camino que debía seguir.

No me quejo ni mucho menos, me gustó estudiar Sistemas de Información. Soy bueno en lo que hago, me gusta mi trabajo, siento que soy útil, y en pocas palabras me gusta el camino profesional que he tomado; puesto que me ha dado muchos gustos y me ha llevado a conocer gente muy importante y que han marcado mi vida, por lo que no puedo decir propiamente que "me arrepiento"... pero aún así después de mucho pero mucho tiempo, finalmente decidí darme el gusto de estudiar cinematografía. Un día domingo de hueva, echándola con todo en la alberca del depa y aventando netas con mi amigo Jose Luis Ortegón, me contó sus logros y arrepentimientos de vida, mientras me confirmaba que su pasión era la cámara. Yo lo alenté a que estudiara cine, y que llevara su pasión por la fotografía un paso adelante con la cinematografía con tal convencimiento y diligencia que me di cuenta que me estaba proyectando, entonces no había excusa alguna, debía irme a estudiar yo también lo que tanto me llamaba la atención de hace años.

Plática Padre-Hijo Ver. 2.0 (hijo casi de cuarenta) - "Te vas a morir de hambre" - sentenció gravemente mi padre, ante mi incrédula mirada dudando si utilizaría los mismos argumentos de hace casi veinte años, sin evitar ahora el sonreírle cínicamente. "Tú vas a estudiar un MBA o una maestría en finanzas y se acabó" culminó con tono grave y determinante, entonces si inevitablemente estallé en risas burlonas. ¡Solo le falto levantar la mano como Jedi para controlar mi mente! - pensé. Ante tal sórdida pero tan honesta respuesta, mi padre torció la boca, se dio la vuelta y sentenció "haz lo que quieras". Feliz ante tal respuesta me di la media vuelta y mientras me alejaba dijo pensativo y entre dientes "Todos allí son mariguanos".

Me dispuse entonces, a comenzar mi diplomado master en cinematografía, dentro del cual pude conocer varios tipos de profesores que me dejaron excelentes recuerdos, pero hubo dos que especialmente me quedaron marcados por ser polos completamente opuestos y mostrarme la cara opuesta de la misma moneda:
- mi profesor de montaje (el más académico y humano) Juan Cortés
- mi profesor de producción, al cual me referiré simplemente como "Omar"
Tengo sentimientos muy encontrados al hablar de estos dos personajes, ya que a ambos les aprendimos cosas muy importantes del "oficio" de la cinematografía, y al igual que en Star Wars, Juan representa la fuerza y Omar el lado oscuro (pero muy muy oscuro). Al finalizar el diplomado, nuestra directora María de los Angeles Toquero nos pidió dejarle un comentario escrito sobre nuestra experiencia en el diplomando, y fue en estos dos personajes a los que más tiempo les dedique en mi opinión.

Juan era el profesor más preocupado por enseñar a sus alumnos: el apoyarlos y guiarlos para que no cometieran los errores que él mismo había cometido, para advertirles a las peripecias a las que se enfrentarían, y darnos ánimos de que no abandonaran nuestros sueños ante las primeras adversidades, un catedrático preparado y culto, nos enseñó la teoría del montaje ruso no sin antes una buena hojeada al arte renacentista y a la compleja historia de Rusia llena de sangre y sufrimiento, que al final dio una sociedad profundamente espiritual y preocupada por el arte.

Omar ni profesor puedo decir que fuera, pero esto no quiere decir que no tuviéramos nada que aprenderle, él mismo era un reflejo de la burocracia, la corrupción y las tranzas con las que opera esta industria en nuestro país y sin titubeos nos mostró los hilos que jalan la marioneta y nos reto a todos que abandonáramos cualquiera que fuera el sueño o motivo del que estuviéramos allí y nos hiciéramos productores y nos forráramos de unos billetes, sé como suena lo anterior, pero la verdad es que me sorprendió la confianza y diligencia con la que nos mostró "como hacerle" para hacer cine.

Tras haber acabado el Diplomado Master en Cinematografía en los Estudios Churubusco, puedo ahora confirmarles con certeza la sabiduría milenaria de mi padre y su acertado tino: ¡todos fumaban mariguana!

Mi amigo Jose Luis continuó tomando diversos cursos, entre los cuales comenzó a estudiar con Juan Cortes cursos especializados en directores de cine como Stanley Kubrick (mismos a los que me invitaba). Creo que le quedé un poco mal al principio, ya que me había vuelvo a volcar totalmente a mi vida cotidiana y había dejado un poco de lado "nuestra época" del cine, pero través de engaños (así fue) me hizo ir a un curso que impartiría Juan Cortes sobre Andréi Tarkovski y el cine trascendental ruso. ¿Y por qué diablos es trascendental? -- pregunté en la primer clase, Juan solo me vio risueño y dejó que yo solito me contestara: "¿qué acaso trasciende el arte, los sentimientos y la época?" (lo peor es que ni yo me la creí, una respuesta bastante mamona que resultó certera).

Es mucho lo que uno aprende en estos cursos, me costaría trabajo tratar de reflejar todo aquí, y los aburriría seguramente, pero de todo lo que se te va "pegando" hubo algo que me llamó la atención, un comentario que hizo Juan, y fue después de que un espectador salió de ver una película de este director: "¿Quién es Tarkovski y por qué diablos sabe mi vida?"-- el mismo Juan nos había confesado que ver el cine de este autor te lleva a un dialogo, en el cual importa más lo que sientes al ver la película que a lo que "entiendes" de la película como nos han enseñado a ver el cine Hollywoodense.

Corría el año de 1994, debe haber sido todavía época de mi preparatoria, la que cursé en el TEC de Monterrey Campus Ciudad de México. Fueron pocos los años y todavía menos las clases que compartí con Héctor Martin "Fink", y recuerdo con especial entusiasmo la clase de Ingles que tomamos juntos. Si no mal recuerdo, nuestra profesora fue una gringa llamada Christina, fue de las primeras profesoras que me dieron clase que no hablaban "nada" de español, y tenía una muy peculiar forma de dar su clase, lo cual te exigía que le echaras más ganas al inglés, si a eso le agregamos el relajo que me traía con el buen Fink, entonces podríamos concluir que efectivamente, fue una mis clases predilectas de la preparatoria.

La clase de ingles era inusual, porque era notorio que Christina era una profesora novata y no por ello menos preocupada por que le hicieran caso, recuerdo que inclusive llegó a pararse en el escritorio para que la peláramos (si, en mini falda... pero hubiera bastado con pedir silencio, como le hacen los demás profesores, claro que su manera era más efectiva), nos dio clases en los jardines (creo que ni permitido estaba), nos ponía a escuchar canciones para sacar la letra (un ejercicio que vaya te ayuda a esforzarte a entender mejor el inglés), y como trabajo final de la materia... un ejercicio en video ¡Tada! Fink y yo ya estábamos super amafiados para ello.

Un día, al llegar a la clase de Christina, vi a Fink muy metido en su libreta... raro en él, la clase todavía no comenzaba, así que hay va el metiche de Paco a ver que diablos escribía y veo que estaba haciendo una lista; una y otra vez un nombre repetía... Gabriela. "¿Quién es Gabriela"- pregunté sacado de pena y a todo pulmón, de inmediato se volteó la chica de adelante de él "Soy yo, ¿qué pasa?" - cruzamos miradas y volteamos a ver a Fink quien se hundía en su asiento con la cara roja roja roja... fue un regreso a la primaria, y fue entonces que note por primera vez a Gaby, que realmente era muy guapa. Usaba lentes y a diferencia de otras chicas no utilizaba maquillaje ni vestía sexy, tal vez por ello no la había notado antes, bueno pues... ¿adivinen con quien nos tocó hacer el trabajo final?

Es una pena que ese VHS esté perdido en el tiempo, ojalá algún día aparezca por allí perdido en una caja de antigüedades y pueda yo capturarlo para compartirlo con todos ustedes, estábamos tan orgullosos de nuestro trabajo (hasta que vi el trabajo de nuestro compañero, Carlos Iturriaga... ese güey ya volaba cuando nosotros gateábamos), lo que más me sorprendió es que la maestra dijo que enviaría nuestro trabajo para que lo vieran en otra universidad gabacha (¿¿??) eso dijo. Eran otras épocas, lo hicimos todo con una V8 que creo ni digital era y la edición fue con videocaseteras, el resultado fue bastante agradable, sobre todo por la mancuerna que hice con Fink de "mafiosos" buscando a un nigga que nos íbamos a echar. Tan buena impresión causo nuestro trabajo, que hasta ayudé a otros amigos a hacer sus trabajos (Sergio Jaimes y Oscar Noriega). El guión nos lo proporcionó la maestra y solo recuerdo el título "Killers".

De regreso al 2017, estábamos el mano y yo organizando una proyección en el cine de mi departamento (un cine comunal, no se vayan a emocionar). Después de experiencias cinéfilas como la de "Qué difícil es ser un Dios" hay que tratar al cine ruso con mucho cuidado con esos rusos locos.  Al checar la corta filmografía de Tarskovski, no es difícil ver todas sus películas que tan solo son siete, pero mencionan también su participación en algunos cortometrajes anteriores a sus largometrajes, así que allí voy yo de metiche ¡cual es mi sorpresa al encontrar que el primerísimo trabajo de él, como guionista, fue precisamente Killers! ¿Cual es la posibilidad de que sea el mismo trabajo que habíamos hecho en la preparatoria? ¿Cómo es posible tanta casualidad? (yo mismo, no lo creo). Así es, sin siquiera saberlo mis primeros ejercicios de este oficio en mi vida, fueron influenciados por Tarkovsky y ahora habiendo estudiado su vida, su arte, su filmografía... se me revela lo anterior.

¿Quién es Tarkovski y por qué diablos sabe mi vida?


2 comentarios:

Eduardo Romero Camacho dijo...

Vientos, no cualquiera le entra al toro por los cuernos con los rusos locos, y menos con el mismísimo Tarko, recuerdo que Nostalgia me dejó en un estado de shock/estupefacción/vacío/dicha indescriptible. Buena conjugación de pasado y presente. Gracias por compartir. Saludos.

Luis Mendoza dijo...

De cine ruso afortunadamente SI he tenido oportunidad de ver muchas peliculas gracias al ciclo de peliculas de la Facultad de Ingenieria de la UNAM, Yo ni idea que ya estabas cursos profesionales de Cinematografia!!! es bueno saber que la banda esta haciendo sus suenos realidad... ahora, nada mas queremos ver tu credito de " Cinematografia: Paco Puente" en cualquier proyecto, no necesariamente un largometraje, sino puede ser un cortometraje, video musical (siempre hay anuncios de grupos que estan comenzando... asi empezo el David Fincher y Michael Bay)... aunque sea videos de bodas!!! lo importante es que la gente empeize a conocer ese genio que es Paco Puente y que poco a poco tengas proyectos mas grandes y complicados!!